Rusia ordenó el bloqueo de la red social LinkedIn , que se convierte en la primera web prohibida luego de  la aprobación de una ley que impone a las empresas de internet el almacenamiento de los datos personales en el territorio ruso.

La compañía estadounidense, que permite establecer contactos profesionales y buscar empleo, denunció una decisión que afecta a “los millones de miembros” rusos y se mostró dispuesta a reunirse con las autoridades.

La empresa, cuya compra está ultimando el gigante Microsoft , reivindica más de 467 millones de usuarios en el mundo, entre ellos seis millones en Rusia.

Muy criticada por los actores del sector tecnológico, la ley aplicada a LinkedIn obliga a los servicios de mensajería, los motores de búsqueda y las redes sociales extranjeras a almacenar en Rusia los datos personales de sus usuarios rusos.

“Nunca habíamos visto esto. Semejante confrontación directa con los grandes grupos tecnológicos mundiales supone una nueva página de la historia”, comentó en Facebook Leonid Volkov, un responsable de la organización Sociedad de Defensa de internet, que lucha contra la censura.