Los amantes mexicanos del arte renacentista no tendrán que viajar al Vaticano para ver la Capilla Sixtina en todo su esplendor.

El martes por la noche fue inaugurada una réplica de la capilla que se exhibirá de manera temporal frente al Monumento a la Revolución en la Ciudad de México.

“La idea surgió con mi hermano hace dos años dentro de la Capilla Sixtina. Cuando entramos vimos esta belleza y dijimos, ‘podemos replicarla, claro que podemos replicarla en México’. Ahí fue cuando creció el sueño”, manifestó a The Associated Press Gabriel Berumen, director y productor de la réplica.

La capilla como se conoce ahora es una renovación de la Cappella Magna encargada por el papa Sixto IV (pontífice de 1471 a 1484), quien la consagró a Nuestra Señora de la Asunción y a quien se debe el nombre de Sixtina.

El trabajo de sus famosos frescos empezó en 1481 con artistas como Sandro Botticelli, Pietro Perugino, Domenico Ghirlandaio y Cosimo Rosselli, y se concluyó al año siguiente.

La réplica mexicana está hecha a escala natural, con una altura de 22 metros, 67 de largo y 28 de ancho, y una superficie total de 510 metros cuadrados.

“Particularmente en México me parece muy benéfico, algo maravilloso que mucha gente que no tiene acceso, que no puede viajar a Roma, pueda conocer esto. Es una bendición”, expresó Alberto Salvador, uno de los asistentes a la inauguración, en la que también estuvo presente el jefe de gobierno de la Ciudad de México Miguel Ángel Mancera, el secretario de Cultura Rafael de Tovar y Teresa, así como el exnuncio apostólico de México Christophe Pierre y el secretario general del Museo del Vaticano Roberto Romano.