De acuerdo a un estudio publicado por la Universidad de Sheffield, el calentamiento mundial es una mala noticia para los insectos porque puede repercutir en su capacidad de apareamiento.

La conclusión del estudio se basó en el análisis del comportamiento de la mosca de la fruta en un entorno de alza de la temperatura.

El equipo de la Universidad de Sheffield manifestó que es probable que los hallazgos sean los mismos para otros insectos.

Además halló que si los insectos jóvenes son expuestos a un poco de calor sus oportunidades de generar crías en la etapa adulta se disminuyen. “Los resultados muestran que incluso pequeños incrementos en la temperatura podrían ocasionar una reducción de las poblaciones (de insectos) porque, aunque estos insectos no mueren por el calor leve, producen menos crías”, expresó Rhonda Snook, uno de los autores del estudio.

Los insectos que evolucionan en países de latitud elevada son más vulnerables al incremento de la temperatura que los de latitud baja, según el estudio. El estudio fue publicado en la revista Journal of Evolutionary Biology.