La policía de Los Ángeles investiga el robo de nueve grabados de Andy Warhol que fueron sustituidos por copias falsas en la sede de la productora cinematográfica Moviola.

Lo singular del caso, desvelado por el portal TMZ , es que las víctimas del robo no supieron del mismo hasta que, este año, descolgaron las láminas y descubrieron que carecían de los números de serie que los identificaban como originales.

El caso llegó a un tribunal de la ciudad californiana con una primera estimación de la gravedad del robo . Los grabados, se calcula, valen 310.000 euros. Proceden de las series Endangered species (Especies en peligro de extinción) y Ten portraits of jews of the twentieth century (Diez retratos de judíos del siglo XX), fechados, respectivamente, en 1980 y 1983.

Hay más: la Policía de Los Ángeles tiene la certeza de que una de las copias robadas apareció en el mercado en 2011 y fue subastada por la casa Bonhams el 25 de octubre de aquel año. Esa puede ser la pista que lleve hasta la solución del robo que casi fue perfecto.