La especie nativa Terminalia amazonia (roble amarillo) es más efectiva que la Tectona grandis (teca) si se utiliza para alcanzar objetivos de reforestación ‘inteligente’, concluyó el proyecto de investigación Agua Salud, patrocinado por el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI), la Autoridad del Canal de Panamá y el Ministerio de Ambiente.

La teca, una especie originaria del Sureste de Asia, ha sido usada frecuentemente en los proyectos de reforestación efectuados en Panamá entre 1997 y 2007.

Sin embargo, la especie Terminalia, en combinación con otras plantaciones nativas, ha mostrado un mejor desempeño en la absorción del carbono, el almacenamiento de agua y la capacidad de producción de madera en los terrenos del proyecto Agua Salud, en el Parque Nacional Soberanía y la carretera Transístmica, dentro de la cuenca del Canal de Panamá.

La Terminalia crece mejor que la teca en suelos degradados, sin el uso de fertilizantes artificiales. Además, en combinación con otras especies nativas, fomenta la biodiversidad más activamente.

Igualmente, vive más y crece más rápidamente, lo que la hace más apta para el manejo de carbono si se le compara con la teca, afirmó Jefferson Hall, director del Centro de Ciencias Forestales del Trópico (CTFS), del STRI.

Con el proyecto se ha podido determinar que la Terminalia, una de las 2,300 especies de especies de árboles nativos panameños, crece bien en suelos pobres y es un árbol clave para efectos de la llamada ‘reforestación inteligente’.