Luego del fiasco de los teléfonos inteligentes Galaxy Note 7, la empresa Samsung aprovechó la feria de Electrónica de Consumo (CES) 2017, que se lleva a cabo en Las Vegas, para tratar de retomar la iniciativa con novedades en televisores, portátiles y tecnologías de usos para el hogar.

“Fue un año exigente para Samsung”, expresó el presidente y jefe de operaciones de Samsung Electronics America, Tim Baxter, en referencia a la retirada del mercado de los Galaxy Note 7 en 2016 debido a que sus baterías se calentaban en exceso y podían llegar a arder.

Para contrarrestar el fracaso de aquel dispositivo, Samsung presentó ayer miércoles los nuevos modelos de portátiles Chromebook Plus y Chromebook Pro, así como el Notebook Odyssey, el primer portátil de la compañía diseñado especialmente para videojuegos.

Samsung igualmente desveló novedades en electrodomésticos de última generación (refrigeradores y lavadoras) y en relojes inteligentes con su dispositivo Gear S3.

De la misma forma, y aunque ya lo había revelado antes de la presentación, Samsung dedicó parte de su tiempo en CES a sus avances en la televisión con la tecnología de alta definición QLED.