El Gobierno sancionó las leyes que crean los patronatos del Museo Reina Torres de Araúz y Teatro Nacional de Panamá, con el objetivo de velar por la protección de estos edificios históricos.

Los patronatos tendrán autonomía administrativa y patrimonio propio, constituidos con las transferencias directas del Presupuesto General del Estado, más los recursos que genere su administración. Los fondos serán fiscalizados por la Contraloría.