El Universo se está muriendo poco a poco, según un equipo internacional de científicos que concluyó que la energía producida actualmente por 200 mil galaxias es dos veces menor que hace dos mil millones de años.

Los investigadores realizaron las mediciones más precisas de energía jamás llevadas a cabo hasta ahora en una amplia zona del espacio. La energía producida se dividió por dos en los últimos dos mil millones de años y no deja de disminuir, concluyeron.

‘A partir de ahora, el Universo está abocado al declive’, explicó Simon Driver, miembro del Centro Internacional de Investigaciones Radioastronómicas (ICRAR) de Australia, que participó en el proyecto.

‘El Universo se estiró en el sofá, se cubrió con una manta y se apresta a un sueño eterno’, agregó.

Los investigadores utilizaron siete de los telescopios más potentes del mundo para observar durante ocho años galaxias en 21 longitudes de onda diferentes – como las infrarrojas o las ultravioletas -, en el marco del estudio Gama.

El estudio es fruto de la colaboración de un centenar de científicos de más de 30 universidades australianas, europeas y estadounidenses.

Buena parte de la energía que circula en el Universo fue generada después del Big Bang, aunque igualmente hay una liberación constante de energía nueva gracias a la fusión termonuclear de las estrellas.