Panamá debe trazarse como meta disminuir la tasa de deforestación, que actualmente es de unas 35 mil hectáreas anuales, expresó Luis H. Córdoba, experto en silvicultura, durante un seminario sobre planes de reforestación y arborización, organizado por la Cámara Panameña de la Construcción (Capac).

La iniciativa tuvo el propósito de crear conciencia ecológica entre los agremiados de la Capac para que contribuyan en la conservación del medio ambiente.

La jornada, que congregó a promotores, constructores, profesionales independientes y funcionarios del Ministerio de Ambiente, permitió conocer el objetivo de los estudios de impacto ambiental, que involucra tala de árboles y el requisito de compensación con planes de reforestación, indicó Dagma Barnett, de Gestión Ambiental de la Capac.

Las empresas e instituciones participantes en el taller aplicarán lo aprendido y podrán contribuir a crear una cultura responsable con el ambiente y mitigar los efectos del cambio climático.

En solo cincuenta años, Panamá ha perdido 1.8 millones de hectáreas de bosques; es decir, un 25% del territorio nacional.