Unas 200 mil personas en la región autónoma Uygur de Xinjiang, en el noroeste de China, necesitan ayuda de emergencia, incluida agua potable, en medio de una sequía prolongada, informó el departamento de asuntos civiles de la región.

En siete distritos de la prefectura autónoma kazaja de Ili, en el norte de la región, más de 500 mil personas y 3,46 millones de cabezas de ganado se han visto afectadas. Unas 7 mil 700 vacas murieron.

Desde mayo, las precipitaciones en el valle de Ili se han reducido casi un 50 por ciento frente a los años anteriores.

Los pastores temen que su ganado no sobreviva al invierno debido a la destrucción del pasto por la falta de agua, que ha afectado a más de 4,3 millones de mus (287 mil hectáreas) de cultivos y 22,8 millones de mus de pastos, provocando 4 mil 300 millones de yuanes (700 millones de dólares) en pérdidas económicas directas.

El gobierno local de Ili ha destinado 10 millones de yuanes parar mejorar la irrigación, excavar pozos y transportar el agua potable a la gente y al ganado.  @crisolfm