La obra, encabezada por una maleta de cinco metros de largo y cuatro de alto, recorrerá el centro de la capital chilena desde el Palacio de Bellas Artes hasta La Moneda, sede del Ejecutivo chileno, y simboliza la influencia de los inmigrantes en el país austral. “Es un carnaval que nos hará pensar en el Chile que estamos viviendo hoy, que acoge a inmigrantes de todas las latitudes”, explicó Martín Erazo, director de la compañía teatral “La Patogallina”, que tiene a su cargo el pasacalles.

El título “Sin Fronteras”, añadió en declaraciones a El Mercurio, hace referencia a la mezcla de culturas que se ha manifestado en los últimos años, pero también al contenido de esta edición del festival, que incluye 75 obras con agrupaciones provenientes de los cinco continentes.

El pasacalles tendrá la participación de la compañía francesa Artonik, que presentará una fiesta callejera con teatro físico y polvos de colores, adelantó Erazo. También estarán los españoles de “Sarruga” con la obra “Arktika”, una obra que traslada a los espectadores al mundo polar mediante construcciones mecánicas gigantes que representan la fauna y su hábitat en el Ártico.