José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, solicitó hoy a los gobiernos de todo el mundo una educación de mayor calidad, al presentar las conclusiones del informe PISA 2015, que lidera Singapur en el apartado de ciencias.

En un acto realizado en el Institute of Directors, Gurría incidió en la necesidad de que los gobiernos hagan más, ‘a fin de asegurar que todos los niños logren acceder a una educación de calidad’, en un contexto global de altos niveles de desempleo juvenil y aumento de la desigualdad social.

En la última evaluación de PISA, efectuada entre 540 mil estudiantes de 15 años de 72 países, se detectó que solo 12 de ellos mejoraron su rendimiento en ciencias en la última década, pese a que se elevó el gasto por alumno en un 20% desde 2006.

Al revelar los resultados de esta última evaluación, el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) hizo hincapié en que ‘una educación de calidad es el instrumento clave para poder mejorar las oportunidades’ de los niños.

El rendimiento de los estudiantes de Singapur sobresalió por encima del resto en la materia de ciencias, mientras que Japón, Estonia, Finlandia y Canadá son los países de la OCDE que lograron mejores puntuaciones en ese ámbito en los últimos diez años.

El documento igualmente detectó que, si bien las diferencias de género en ese mismo ámbito tienden a ser pequeñas, como media, en 33 países y economías evaluadas por PISA hubo más adolescentes varones con mejores puntuaciones que sus colegas féminas.

No obstante, en este apartado el informe encontró una excepción en el caso de Finlandia, donde fueron las niñas las que mejores resultados obtuvieron.

En cuanto a lectura y matemáticas, el 20 % de los alumnos de países de la OCDE no llegaron al nivel base de competencia en comprensión lectora, una proporción que permaneció estable desde 2009.

El informe compartió también algunas de las políticas que implementan los gobiernos de los países que mejores puntuaciones obtuvieron.

El análisis mostró, además, que países como Canadá, Dinamarca, Estonia, Hong-Kong (China) y Macao (China) obtuvieron altos niveles de excelencia educativa en general al tiempo que otros como Estados Unidos mejoraron en el apartado de igualdad, un elemento que Gurría consideró ‘muy importante’ de la evaluación.