Este año todos anhelamos reproducir un contenido —ya sea video o música— sin interrupciones, que sea accesible, en línea. Eso fue lo que ofreció el ‘streaming’ con aplicaciones como Spotify, Pandora, Apple Music Rdio y Tidal en música. Netflix, Amazon Prime y hasta el propio Youtube, por su parte, se encargaron de maniobrar el mercado audiovisual con sus propuestas.

El contenido en línea reafirmó su posición en 2015 como el medio para oír música o ver videos sin tener que descargar archivos (muchas veces, de manera ilegal) o tener que entrar a una tienda en busca de un disco físico. Este posicionamiento no solo le abrió espacio a debates como el de usar DJs humanos en el sitio de playlists ; o el famoso ‘TV a la carta’ (escoger la programación que se desee a la hora que se prefiera); sino que igualmente le dio pie a apps como Periscope, una herramienta que le permite al usuario llevara a cabo transmisiones en directo, sin filtros, al amplio mundo de la web.