Viviendas y demás efectos personales en riesgo, además de centenares de vidas humanas, es lo que enfrentan las autoridades del Sur de California, en Estados Unidos, desde que este martes comenzaran incendios forestales producto de los fuertes vientos y la baja humedad.

Miles de personas han sido evacuadas y varias edificaciones han sufrido daño parcial y total.

El Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California (CAL Fire por sus siglas en inglés), informó  a través de su cuenta de Twitter sobre la movilización de recursos como aviones y equipos contra incendios para el  abordaje de la situación.

De acuerdo con un reciente reporte del  Departamento de Bomberos de Los Ángeles , se declaró una alerta de bandera roja en toda la ciudad y los bomberos del condado de Los Ángeles, junto con otras agencias de policía, departamentos del condado, organizaciones y voluntarios continúan trabajando para contener al fuego.

El clima pronosticado provocó un peligro extremo de incendio en las áreas de maleza de la ciudad, y la necesidad de establecer restricciones especiales de estacionamiento en áreas propensas a incendios forestales.