Teatros comerciales e independientes de Buenos Aires, Argentina  una de las ciudades con mayor oferta cultural de América Latina, se declararon en “emergencia” por el fuerte incremento en el servicio de electricidad aplicado desde marzo que sumado a una menor concurrencia de público por la recesión económica ha dejado a las salas más pequeñas al borde del cierre.

“Estamos en una emergencia cultural”, manifestó el jueves Claudio Gorenman, representante el Movimiento de Espacios Culturales y Artísticos (MECA), en conferencia de prensa. “No podemos permitir que por un ‘tarifazo’  indiscriminado se cierre una sola sala”.

A partir de marzo empezó a regir un aumento promedio de entre 300% y 500% en las tarifas de electricidad dispuesto por el gobierno bajo el argumento de que el costo de ese servicio estaba muy por debajo de lo que correspondía en un contexto de inflación.

En abril, además, también se aplicaron fuertes subas a las tarifas de agua y gas. Más de 150 teatros independientes, centros culturales, clubes de música y ‘milongas’ –tradicionales salones para bailar tango– de Buenos Aires se unirán el sábado en un “apagón cultural”, que consistirá en apagar la luz durante un minuto de cada función y leer un comunicado para concientizar al público que estos aumentos ponen en peligro su subsistencia.