Un terremoto de madrugada ocasionó daños en varios edificios e hizo que la gente saliera asustada a las calles en el enclave español de Melilla, en el norte de África.  

El Servicio Geológico de Estados Unidos  estimó la magnitud del sismo en 6.1 en la escala Richter y situó su epicentro en el Mediterráneo, unos 77 kilómetros (58 millas) al noroeste de Melilla, una pequeña ciudad española que  colinda con el mar y con territorio marroquí.  

El terremoto se produjo a las 5:22 a.m. (0422 GMT), indicó el Instituto Geofísico español, y se vio seguido de casi una docena de réplicas, dos de las cuales, unas tres horas más tarde, alcanzaron una magnitud de 4.6. 

Quince personas fueron atendidas por lesiones menores, en su mayoría contusiones y cortes, indicó el presidente del gobierno de Melilla, Juan José Imbroda. Imbroda atribuyó la baja cifra de afectados a la hora del temblor, cuando la mayoría de la gente estaba bajo techo.