La crítica irreverente de Banksy, el misterioso artista del espray que arremete contra la policía, los medios de comunicación o la sociedad de consumo, aterrizó hoy en Amberes en la exposición ‘The Art of Banksy’, que descubre 80 obras del grafitero que se coló en el mercado del arte.

Y es que sus obras, que aparecieron por primera vez en las calles de Inglaterra, son todo un símbolo del ‘street art’ y de cómo éste ha logrado hacerse un hueco en los circuitos artísticos, ya que muchas de ellas han sido expuestas o subastadas junto a las de artistas consagrados, desde Picasso a Miró.

Además de en el Reino Unido, las obras de Banksy han aparecido en sitios recónditos de todo el mundo, la más famosa en el lado palestino del muro de separación israelí de Cisjordania, ‘Girl with a Baloon’ (Chica con un globo), la imagen esperanzadora de una niña con un globo en forma de corazón.

La exposición recoge este mural, así como otras obras que han dado la vuelta al mundo como la de ‘Kate Moss’, que recuerda al colorido retrato ‘pop’ de Marilyn Monroe firmado por Andy Warhol, una de las grandes influencias para Banksy.

‘Todas las piezas incluidas en la exhibición son obras originales y ediciones limitadas de impresiones realizadas por Banksy, únicas en su forma’, expresó a Efe el coordinador de la muestra, Sam Pearl.

Son todas ellas obras concebidas para exponerse en interior, aunque el artista emula su propio arte callejero con otras impresiones, a base de plantillas (‘stencils’, en inglés) que permiten la reproducción de los íconos en serie, sobre piedra y con espray, aunque algunas solo cuentan con una única reproducción.

‘The art of Banksy’ estará hasta el 19 de marzo en el centro comercial Shopping Stadsfeestzaal de Amberes, una ciudad que ‘se ha volcado con mucha fuerza’ en la muestra, con la que espera “recuperarse” de las fuertes caídas del turismo sufridas a raíz de los atentados de marzo de 2016 en Bruselas, que han golpeado al comercio en todo el país, admitió Pearl.

La exposición, que ya ha podido verse en Amsterdam, Melbourne y Estambul y viajará después a Sidney, ha sido impulsada por el antiguo agente del artista, Steve Lazarides, a quien pertenecen las obras expuestas.