En Panamá, el tiburón ballena o Rhincodon Typus es víctima de la pesca irresponsable y de colisiones de las naves que se dedican a su observación con fines turísticos.

Según la técnica en recursos costeros y marinos Lissette Trejos, la especie es llamada de esta forma por ser considerado el pez más grande del mundo, ya que cuenta con características físicas como el tamaño y el comportamiento semejante al de algunas ballenas.

Esta especie no representa un peligro para el hombre y se clasifica como gentiles gigantes.

Trejos aseguró que las poblaciones del tiburón ballena se han reducido significativamente a nivel mundial, por lo cual es considerada una especie vulnerable y en peligro de extinción. Además, el pez ha sido integrado a la lista roja de especies amenazadas de la Unión Mundial por la Naturaleza (UICN, en sus siglas en inglés).

En Panamá, las especies no solo son víctimas de la pesca irresponsable, sino igualmnete de colisiones de las naves que se dedican a su observación con fines turísticos, lo cual se puede presentar por el desplazamiento lento del pez. Por ello, se dictó una reglamentación especial para el Parque Nacional Coiba en atención a la declaración de San José del 2 de abril de 2004, por formar parte del Corredor Marino del Pacífico Este Tropical (CMAR), cuyo enfoque regional incluye la protección de rutas migratorias y hábitat.