Para muestra, un botón. O mejor muchos. Tantos como los que se exhiben en el Museo de Botones Destro , en funcionamiento desde hace unos pocos días en la ciudad de Panamá. 

Bordados en las telas de un puñado de vidrieras, hay botones que se remontan a los tiempos de la I y II Guerra Mundial , de la Revolución Francesa y de los antiguos reinados europeos. Son unos 6 mil botones, cada uno diferente del resto, asegura Amanda Destro, responsable de la iniciativa en conjunto con sus padres Mauro y Tisla Destro.

Destaca Amanda Destro que fue necesario leer decenas de libros sobre la historia textil y mucha paciencia para documentar gran parte de los botones en exhibición y entender cómo antes la confección de botones era un asunto muy artístico y ahora es bastante simple, gracias a los grandes fabricantes que los producen en grandes cantidades. 

El Museo de Botones Destro es de entrada libre, previa cita a través de su perfil en Facebook  o del teléfono 230-1974.