Al entrar al Casco Antiguo de Panamá, fundado luego del ataque del pirata Henry Morgan en 1673 a la ciudad vieja, se puede apreciar, viniendo por el Mercado del Marisco, el barrio chino de Panamá o chinatown Panamá, que pertenece al corregimiento de San Felipe.

A medida que se adentra en este lugar, se divisan rosticerías, un mercado de aves vivas, distribuidores de productos panameños y asiáticos, venta de legumbres, artículos esotéricos, barberías, bares y farmacias, mezclados entre toda clase de olores. La cantidad de negocios y visitantes ha disminuido, según cuentan comerciantes y trabajadores del área.

Y esto porque la mayoría de los dueños de los negocios de este barrio han mudado sus empresas hacia El Dorado, buscando mejores condiciones y seguridad. 

Además de ciertos locales, subsiste la entrada, y algunas fachadas típicas, como la de la Sociedad Religiosa y de Beneficencia Yan Wo.

Otros negocios se han mantenido impecables, como la Casa Juan Siu y la Casa de las Curiosidades, que tiene una gran variedad de productos orientales, que atraen a más de uno, según manifiestan sus responsables.

El barrio chino está dentro de cuatro pórticos que inician en la calle Carlos A. Mendoza, abarcando la calle Veraguas, parte de la avenida Eloy Alfaro y la avenida B, en donde a lo largo de la avenida hay varios comercios que se dedican a vender accesorios para la organización y decoración de fiestas.