La cantidad de ranas doradas nacidas en cautiverio y guiadas por un grupo de especialistas que vigila muy de cerca su crecimiento en un laboratorio en El Valle de Antón sigue en aumento. Ya son cuatro los nacimientos in vitro que han ocurrido desde que se empezaron los ensayos en 2009.

El último nacimiento de ranas doradas ocurrido en diciembre de 2014 en el laboratorio del Centro de Conservación de Anfibios de El Valle de Antón  mantiene al grupo científico de ese centro animado al concluir que la reproducción en cautiverio está dejando resultados que permiten pensar que la población de esta especie sigue creciendo.

Así lo confirmó Heidi Ross, encargada del centro, y quien dirige los trabajos de reproducción que se hacen con las parejas de ranas adultas que entran cada año y listas para reproducirse.