Un grupo de artistas de Colombia llegaron a Madrid para celebrar su primavera del arte a nivel global, como invitados de honor de Arcomadrid 2015 (ARCO), y con la esperanza de que sea la antesala de la construcción de los escenarios de la paz en el país luego de  50 años de violencia.

‘La importancia que tiene ARCO es ese salto a lo global para quitarle el velo, la máscara, que le puso la violencia a la realidad colombiana en las últimas décadas a un país que estaba arrinconado, reducido a estar en los últimos lugares de Iberoamérica’, indicó el embajador de Colombia, Fernando Carrillo, en una entrevista con EFE.

El fin simbólico es mostrar en Arcomadrid 2015, que se celebra del 25 de febrero al 1 de marzo, ‘una Colombia nueva, moderna que está creciendo económicamente’, que ha hecho ‘reformas sociales revolucionarias’ y que está ‘más cerca de la paz que nunca’, continua Carrillo.

Para destacar que el ‘arte y la cultura son también herramientas de reconciliación’, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, clausurará Arcomadrid 2015, y al día siguiente inaugurará en el Museo del Prado, junto a Felipe VI, ‘La Lechuga’, una pieza única de orfebrería elaborada con más de mil 700 esmeraldas. Será el inicio de una visita de Estado, que además de sus vertientes políticas y económicas, tiene un marcado viso cultural.