La oficina de respuesta de emergencia ante la contaminación del aire de Beijing activó la alerta amarilla por esmog y pronosticó que la polución persistirá hasta el sábado.

La alerta amarilla prevé la presencia de más de 150 microgramos de partículas finas dañinas por metro cúbico de aire durante dos días consecutivos, según la oficina.

Conforme al sistema de alerta clasificado por cuatro niveles, la roja es la más grave, seguida por la naranja, la amarilla y la azul.

La baja visibilidad ha forzado al departamento municipal de transportes a cerrar varias autopistas.

El esmog se agrava frecuentemente a finales de otoño e invierno. El Ministerio de Protección Ambiental advirtió en septiembre, en ese sentido, de que el esmog de Beijing llegaría más temprano este año.

El profesor de la Universidad Tsinghua y jefe del Grupo de Trabajo de Prevención y Control de la Contaminación del Aire de Beijing,

Wang Shuxiao, dijo que la falta de renovación del aire lo ha vuelto más húmedo.

Wang defendió que gracias a los esfuerzos dedicados al control de la polución, la contaminación del aire en Beijing no ha pasado de un nivel moderado o bajo, pues de lo contrario la capital china podría haber sufrir un esmog más severo en condiciones similares.

Para resolver el problema del esmog invernal, el ministerio ha lanzado una campaña contra la grave contaminación del aire en la región Beijing-Tianjin-Hebei y sus áreas cercanas, y adoptando medidas para controlar la contaminación de las empresas industriales, disminuir el consumo de carbón y mejorar la respuesta de emergencia ante la contaminación severa.