La escena es habitual en todo el mundo: peatones absortos ante las pantallas de sus smartphones, que acaban tropezando o, peor aún, provocando accidentes. Una ciudad japonesa quiere acabar con todo esto y prohibir el uso del teléfono mientras se camina.

Un texto en este sentido fue sometido el lunes al consejo municipal de la localidad de Yamato, cerca de Yokohama, al sudoeste de Tokio. La decisión se tomará a fines de junio.

Si la medida fuera adoptada, “será la primera prohibición de este tipo en Japón”, asegura a la AFP Masaaki Yasumi, un miembro de la administración local.

En esta localidad cercana a Tokio y muy densamente poblada “el número de personas que usa smartphones se ha disparado, y con ello el número de accidentes”, subraya Yasumi. “Es lo que queremos evitar”, agregó. Sin embargo, el futuro reglamento no prevé sanciones contra aquellos que no puedan despegar la mirada de sus teléfonos inteligentes, sino una campaña de información para que se respete la prohibición.

“Esperamos que la prohibición conducirá a cada cual a tomar conciencia de los peligros”, explica Yasumi.

 

Fuente:  AFP