Ante el elevado crecimiento de construcciones verdes con certificación LED, la madera es uno de los más avanzados e innovadores materiales de construcción naturales que existen en el mundo. Y los bosques nativos y exóticos plantados en proyectos de renovación forestales podrían ser la alternativa para seguir desarrollando estos proyectos de una forma sostenible.

Teca, amarillo, zapatero y caoba, son algunas de las maderas panameñas que podrían transformarse en muebles y toda clase de acabados para casas, oficinas y edificios, sin ocasionar daño al ambiente.

Todo lo anterior es la propuesta que promueve la empresa alemana Forest Finance, con casi 20 años de experiencia en plantaciones forestales en el país y con la cual se intenta crear una cultura del uso sostenible de los árboles plantados en proyectos de reforestación.

Petra Kollmannstberger, gerente de Forest Finance, explica que el propósito de esta iniciativa es enseñarle a los panameños a valorar sus recursos forestales, cómo aprovecharlos y a transformar y procesar la madera dentro de su mismo país.

De acuerdo con Kollmannstberger, esta iniciativa surge ante la observación de la tendencia a exportar la madera nativa y exótica a otros países como la India, para luego importarla de Canadá o Estados Unidos, a un costo más elevado. ‘No podemos permitir que los panameños sigan exportando sus recursos naturales’, afirma la gerente.  @crisolfm