El Museo Británico presentó esta semana una muestra de dibujos, viñetas, retratos e imágenes que reflejan la percepción británica de la figura de Napoleón Bonaparte en el cambio del siglo XVIII al XIX.

La exposición, denominada “Bonaparte y los británicos: grabados y propaganda en la era de Napoleón “, se centra en la propaganda visual que agravió o glorificó al general francés.

Napoleón Bonaparte (1769-1821) despierta fascinación por ser el emperador francés que dominó parte de Europa entre los años 1793 y 1815, y fue objeto de interés de los artistas y medios de difusión de la época.

La exposición coincide con el bicentenario de la batalla de Waterloo, la última gran batalla que libró Napoleón frente a la Séptima Coalición -liderada por el Reino Unido y Prusia- y cuya derrota supuso el fin del imperio francés y su exilio forzoso. 

La muestra explora cómo la carrera fulgurante como militar de Napoleón Bonaparte coincide con uno de los momentos más destacados y propicios para el ejercicio de la sátira política a ambos lados del Canal de la Mancha.

La exposición permanecerá abierta hasta el próximo 16 de agosto