Después de que el gobierno español protegió a los lobos desde hace tres décadas, ahora quiere disminuir su población con la modificación de una norma que los protege de la extinción. Una medida que mantiene en alerta a los grupos ecologistas, recolectando firmas en contra a nivel internacional.

Según informan los medios internacionales, la intención de las autoridades madrileñas es fomentar la caza del animal silvestre de forma legal, con el fin de desaparecer al menos 10% de su población, mediante la modificación de la Directiva Hábitat, para reducir los ataques a los rebaños.

Juan López de Uralde, representante del partido Equo, del grupo de los verdes, manifestó que a BBC Mundo ‘esta decisión supone un giro de 180 grados en lo que ha sido la política de conservación de la especie’.

Por su parte, José Ángel Arranz, director general del Medio Natural de Castilla y León, explicó que con esta decisión lo que se busca es hacer solo ‘un ajuste del estatus legal del lobo en la Directiva Hábitat’.

En tanto que Luis Miguel Domínguez, vocero de la organización conservacionista Lobo Marley, indicó que ‘perder la batalla del lobo es perder la defensa de la biodiversidad’, puesto que ‘el lobo es un símbolo de la ruta que debe seguir un país sensible con su patrimonio natural’, afirma Domínguez.

López advirtió que al priorizar la caza sobre la naturaleza ‘se está poniendo en peligro la riqueza ambiental y cultural del país’.