El panorama no es alentador y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por su sigla en inglés) lo dibuja en cifras. “En menos de ocho meses hemos usado más recursos naturales de los que el planeta puede producir en 12 meses. Hemos agotado el presupuesto ecológico de la Tierra y, durante el resto de 2017, estaremos viviendo a costa de los recursos de las futuras generaciones”, indica un comunicado de la organización en su sitio web.

Ayer miércoles, 2 de agosto, la humanidad habría agotado todos los recursos que la naturaleza puede generar este año y por eso la WWF define la fecha como el “Día de la Sobrecapacidad de la Tierra”, que cada año se adelanta más. En 2016, fue el 8 de agosto.

“Ya vivimos como si tuviésemos 1.7 planetas a nuestra disposición, lo que supone, básicamente, que estamos viviendo a costa de los recursos naturales de las futuras generaciones”, sentencia el organismo que trabaja en la conservación de la naturaleza y en disminuir las amenazas más apremiantes a la diversidad de la vida en la tierra.

¿Hasta cuándo podremos seguir forzando los límites del planeta?, se pregunta y plantea las causas y efectos.

El precio de este déficit ecológico es cada vez más evidente: tiene forma de deforestación, de sequías prolongadas, de erosión del suelo, de agotamiento de las pesquerías, de pérdida de biodiversidad, de contaminación de los océanos y, especialmente, de cambio climático.