Cerca de 28 muertos y 1.85 millones de desplazados quedan hoy en Filipinas, cuando, luego de su paso por el este y el centro del país, el tifón Hagupit se aleja por el Mar de China Meridional convertido en una depresión tropical que en Manila únicamente ha ocasionado escasas inundaciones.

Otras cifras relativas a la visita de Hagupit al archipiélago filipino son 151 heridos y 2.2 millones damnificados, según el Consejo Nacional de Gestión y Reducción de Riesgo de Desastres del país, la agencia gubernamental coordinadora de la información que ha recibido muchas críticas por la lentitud con la que difunde datos.

“No se trata de números, se trata de confirmar que los muertos efectivamente han muerto a causa del tifón, y eso es lo que lleva un poco más de tiempo”, explicó el director ejecutivo del citado organismo, Alexandre Pama, en rueda de prensa.