Holanda ha solicitado al resto de socios de la Unión Europea que se sumen a los esfuerzos para impedir el acceso al mercado comunitario de prendas hechas con lana de angora procedente de animales que han sido maltratados.

El tema se ha debatido en un Consejo de ministros de Agricultura en el que la delegación holandesa ha denunciado que en los últimos años se han visto ‘casos de extrema crueldad que afectan a conejos, mapaches y otros animales usados para la fabricación de lana de angora’.

‘La televisión holandesa ha emitido una grabación, distribuida también online, en la que se ve que los animales son sacrificados de forma extremadamente cruel, incluso despellejados vivos’, explica la nota que ha llevado a la reunión la delegación holandesa. Según la organización protectora de animales autora de la grabación, PETA (People for the Ethical Treatment of Animals), las imágenes del documental que ha ocasionado tanto impacto fueron tomadas en China.

Holanda ha planteado el tema para examinar con los otros Estados miembros y la Comisión Europea qué se puede hacer para detener estas prácticas e impedir que los productos vinculados al maltrato de animales accedan al mercado europeo.

‘La industria textil es el primer responsable de abordar los problemas identificados sobre estos productos. Las empresas deberían ser capaces de garantizar que la lana de angora o la piel que utilizan en sus prendas no procede de animales maltratados’, según la misma nota.