Luego de  propagarse durante diez días y haber puesto en jaque a varias decenas de secuoyas gigantes, el incendio del Parque Nacional de Yosemite, en California, está prácticamente controlado tras dejar 1.900 hectáreas arrasadas.

Los servicios de información de uno de los parques naturales más famosos del mundo señalaron que una vez controlado el incendio en un 96 %, la fuerza de más de 1.000 bomberos que durante la semana pasada lucharon contra las llamas ha sido disminuida a la mitad.

Igualmente, las principales carreteras y todos los accesos al parque nacional vuelven a estar abiertos y se han levantado las órdenes de desalojo de todos los municipios cercanos.

No obstante, tres zonas de acampada continúan cerradas al público, en una de las cuales los bomberos establecieron su base de operaciones, y no se espera que el fuego pueda darse por extinguido completamente hasta el próximo viernes.

El incendio se originó por causas aún desconocidas el sábado 26 de julio en la zona de Old El Portal, en el flanco oeste del parque, ha afectado mayoritariamente zonas de bosque y matorrales extremadamente secas y alcanzó a núcleos de población como El Portal y Foresta, que tuvieron que ser desalojados, así como a varias zonas de acampada.

El coste provisional que las autoridades achacan a los daños ocasionados por el incendio de Yosemite es de más de nueve millones de dólares.  @crisolfm