El vicepresidente de Indonesia, Jusuf Kalla, ha lanzado esta semana una nueva iniciativa que pretende crear más de 1.000 mezquitas ecológicas para el año 2020 en el país, que tiene el mayor número de musulmanes del mundo.

La propuesta pretende servir de ayuda para que las mezquitas se abastezcan de energía renovable (solar y biogás), gestionen sus necesidades de agua y comida de forma sostenible, reduzcan y reciclen los residuos y ofrezcan educación medioambiental a sus fieles.

En el proyecto colaborarán los clérigos de más alto rango, el sector privado, el Departamento de Salud del Gobierno, el Ministerio de Planificación, universidades y otros grupos religiosos, en un intento de concienciar sobre cuestiones medioambientales a las comunidades de todo el país.

“La mayoría de los musulmanes de Indonesia prestan más atención a lo que dicen los líderes religiosos que al Gobierno”, ha afirmado el jefe de recursos naturales y medioambientales del Consejo de Ulemas de Indonesia (MUI), Hayu Prabowo. “Si un líder islámico dice algo, los fieles lo seguirán, pero si es el Gobierno quien lo dice, puede que no”, ha añadido.

No es la primera vez que el MUI ha asumido el liderazgo de las cuestiones medioambientales en Indonesia. También ha emitido edictos referidos a los incendios forestales y a la minería sostenible.

Por su parte, la coordinadora para el medio ambiente y la gestión de catástrofes de Aisyiyah (el ala femenina de Muhammadiyah, la segunda mayor organización islámica del país), Hening Parlan, ha mencionado que la idea de crear ecomezquitas se deriva de las peticiones de hacer de los sitios del culto centros para la educación y la concienciación medioambiental de la comunidad.

Parlan igualmente ha mencionado que muchos indonesios solo prestan atención al medio ambiente cuando ven el impacto real del cambio climático y sufren las consecuencias de desprendimientos e inundaciones. Ha afirmado también que la iniciativa planteada ayudará a las mezquitas a establecer mejores suministros de agua y depósitos, ya que garantiza asesoramiento y fondos para que se conviertan en lugares respetuosos con el medio ambiente.

A día de hoy existen más de 800.000 templos musulmanes en Indonesia, pero las autoridades esperan crear más ecomezquitas una vez que haya concluido la edificación de las 1.000 previstas, además de otros lugares de culto.

La construcción de mezquitas ecológicas a estos niveles es rara. El primer templo musulmán que siguió las directrices del Consejo de Construcciones Sostenibles de Estados Unidos se construyó en Dubai en 2014. Reino Unido, Marruecos, Malasia y Estados Unidos poseen mezquitas con una tendencia mayor a ser ecológicas.

Indonesia es el mayor exportador de carbón térmico del mundo y el mayor productor de aceite de palma, por lo que ha recibido una gran presión internacional para limitar la deforestación. Muchas de las provincias más pobres y rurales del país asiático sufren constantes sequías como consecuencia del cambio climático, mientras que la educación de los niños se ve obstaculizada por la ausencia de un suministro regular de energía.