Estudiantes de preescolar y de primer grado de la escuela José Agustín Arango fueron los primeros beneficiados con el tamizaje auditivo, que lleva a cabo la fundación Oír es Vivir, con la colaboración de los ministerios de Educación (MEDUCA) y de Desarrollo Social (MIDES), para fortalecer la capacidad del niño para que pueda hablar bien, entender el lenguaje y tener un buen rendimiento escolar.

Las pérdidas auditivas, se pueden presentar a cualquier edad, pero en los primeros años de vida, la audición, es un aspecto fundamental para el desarrollo social, emocional y cognitivo de un niño.

Aquellas pérdidas de audición leves y las transitorias, en ocasiones son difíciles de detectar, por ello, inician los tamizajes para asegurar una buena audición que le permitirá al pequeño, tener un lenguaje adecuado a su edad, optimizar su desarrollo personal y alcanzar su máximo potencial de aprendizaje.

La directora de Educación Especial, Kiria Kant, durante el tamizaje, agradeció a la fundación Oír es Vivir, ya que pueden detectar a tiempo, algún problema auditivo, entendiendo que ellos, desarrollan estereotipos o dificultades en el lenguaje, pensamiento, lectura y escritura.

Por su parte, Sandra Sánchez, directora Ejecutiva de Oír es Vivir, dijo que, en esta alianza estratégica con el MEDUCA y el MIDES, se estima realizar prueba auditiva a mil niños en edades de 4 a 7 años de edad y permitirá alertar, prevenir y educar, tanto a estudiantes como docentes, sobre cualquier situación de riesgo auditivo que puedan presentar los alumnos en la etapa inicial de su vida.

Los niños en edad preescolar y escolar, constituyen una población de riesgo porque padecen infecciones respiratorias frecuentes, lo que puede afectar los oídos. Este es un período crítico para la maduración de las habilidades lingüísticas que va muy ligado al desarrollo de capacidades mentales como: la memoria, atención y comunicación.

Las causas más comunes de alteraciones de la audición y falla del tamizaje auditivo en estos grupos son: tapones de cerumen (cera), objetos extraños en el conducto auditivo externo e infecciones frecuentes de oído (otitis media).

 

Fuente: MEDUCA