Blancas arenas, aguas cristalinas, paisajes de ensueño. Lo primero que nos viene a la mente es playas, al referirnos a Puerto Rico. Y es que la isla cuenta con ciento de hermosas playas con arenas menudas para tomar el sol, pasear, descansar, disfrutar del Caribe.

Es un destino perfecto para el ecoturismo. Sus arrecifes de coral, bosques, lagunas y bahías bioluminiscentes (habitan organismos vivos que emiten luz y brillan en las noches) prometen un espectáculo inolvidable.

La pequeña isla Culebra, nombrada por la revista Travel & Leisure como una de las mejores treinta islas secretas del mundo por su belleza natural, está rodeada de verdes montañas. En las playas de esta exuberante isla, el agua es cristalina y tranquila.

Pero la naturaleza, no solo se lució con las playas y el mar. En Puerto Rico se encuentran un sinnúmero de atractivos naturales que permiten hacer un sinfín de actividades al aire libre, vivir verdaderas aventuras: rappel, canopy, surf, incluso vuelos en parapente.

Otro de los grandes atractivos de Puerto Rico es su ciudad colonial. El casco viejo o el Viejo San Juan, declarado Patrimonio de la Humanidad desde el año 1984 por la Unesco, se encuentra enclavado en una pequeña península rodeada por muros que protegen su rica herencia colonial. El Viejo San Juan es una de las ciudades mejor preservada de América desde el siglo XV y se caracteriza por sus coloridas casas, su intensa vida nocturna y la alegría de los boricuas.

San Juan fue fundada hace más de 500 años y rápidamente se convirtió en una gran ciudad portuaria. Mientras camina por sus calles de adoquines, puedes sentir la emoción y la aventura de todas las historias que han acontecido aquí a través de los años. Marineros, mercaderes, artistas y hasta piratas: el Viejo San Juan lo ha visto todo. De noche, bares de todo ambiente y tamaño le dan la bienvenida a los visitantes que buscan la mejor diversión.

La isla es excelente destino familiar, pues tiene parques y una completa oferta hotelera con todas las comodidades para todos los miembros de la familia.

Playas, turismo de aventura y ecológico, antiguas edificaciones, plazas, gente sociable, vida nocturna y cosmopolita son buenas razones para visitar y disfrutar Puerto Rico, bien llamada la Isla del Encanto.