MADRID, (EUROPA PRESS) –

 

Más de 28 millones de estudiantes de Filipinas regresan este lunes a las clases presenciales, dos años después de que las escuelas tuvieran que echar el cierre debido a la pandemia del coronavirus, convirtiéndose así en uno de los países del mundo que más tiempo ha tenido los centros clausurados.

El Ministerio de Educación ha informado de que 28,03 millones de estudiantes se han matriculado para el curso escolar 2022-2023, una cifra inferior al objetivo de las autoridades de 28,6 millones, cuenta el diario filipino ‘Phil Star’.

“Siempre he creído que el aprendizaje será más efectivo dentro de las aulas, donde los estudiantes pueden interactuar plenamente con sus maestros y compañeros”, ha celebrado el presidente de Filipinas, Ferdinand ‘Bongbong’ Marcos Jr., quien ha pedido a los centros que extremen las medidas de precaución.

Por el momento, unos 24.000 centros impartirán clases presenciales cinco días a la semana, mientras que, otros 29.000 irán combinándolas con enseñanza a distancia, aunque para el 2 de noviembre, todas las escuelas públicas y privadas de Filipinas deberán implantar definitivamente cinco días de clases presenciales.

El Gobierno ha enfatizado que el acudir a las aulas es seguro. Si bien las autoridades sanitarias han señalado que solo el 19 por ciento de los estudiantes tiene la pauta completa de vacunación, la cifra llega al 92 por ciento en el caso del personal docente y otros trabajadores de estos centros.

La apertura de las escuelas en todo el archipiélago filipino se produce en un momento en el que las autoridades lidian con una nueva subida de los casos de coronavirus, del que por ahora se han registrado más de 3,85 millones de contagios, de los cuales aproximadamente 61.300 han acabado en muerte.

 

Fuente: EUROPA PRESS