En el mes de septiembre se conocerá, por primera vez, la magnitud de las emisiones de gases de efecto invernadero que se producen en los principales sectores de desarrollo del Arco Seco, como parte del primer estudio de este tipo que lleva a cabo el Centro del Agua del Trópico Húmedo para América Latina y el Caribe (Cathalac).

Así lo informaron portavoces del organismo, los cuales adelantaron que el propósito de la investigación es construir la resiliencia hídrica en la región y las zonas aledañas para enfrentar el cambio climático.

El aumento en la concentración de los gases de efecto invernadero debido a actividades humanas, y la consecuente potenciación del efecto invernadero, es una de las causas probables del calentamiento global, según la Organización de las Naciones Unidas para la Seguridad Alimentaria (FAO).

Lilian Suárez, investigadora de Cathalac, explicó que el estudio intenta determinar la magnitud de las emisiones, la absorción por sumideros y por fuentes en la región, que se atribuyen a las actividades humanas.

‘El objetivo del estudio es determinar por primera vez la magnitud de las emisiones que se producen en las ciudades de Chitré y La Villa de los Santos e igualmente en la cuenca del río La Villa’, en el Arco Seco panameño, afirmó Suárez.

Como resultado de este estudio, añadió, se espera identificar medidas de mitigación al cambio climático, así como ideas de proyectos que se puedan traducir en mejores prácticas de desarrollo en la región.

En este sentido, Suárez destacó que estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero implicará disminuir las emisiones en la producción y utilización de la energía eléctrica, el transporte; mejorar las actividades agropecuarias, el uso de la tierra y los asentamientos humanos.

De hecho, la FAO considera que tener mejor información a nivel nacional sobre las emisiones de la agricultura, ganadería, pesca y silvicultura, puede ayudar a los países a identificar oportunidades para reducirlas, al mismo tiempo que se persiguen objetivos de seguridad alimentaria, resiliencia y desarrollo rural y conseguir acceso a la financiación mundial para su implementación.

La especialista alertó que el aumento de los gases de efecto invernadero pueden aumentar la temperatura promedio en la región, degradar los suelos, contaminar el aire y provocar problemas de salud a las personas.

El estudio forma parte del proyecto ‘Fortalecimiento de la Resiliencia de los recursos hídricos frente al Cambio Climático en dos ciudades de la cuenca del río La Villa del Arco Seco de Panamá’, con fondos del Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (Canadá) y el Ministerio de Ambiente (Panamá).