Miles de peregrinos de todo Panamá llegan hoy a la localidad de Portobelo, situada en el Mar Caribe, para celebrar este sábado una de las fiestas devotas más importantes del país y rendirle homenaje a la imagen del Cristo Negro.

La imagen del Cristo Negro, venerada desde 1658, se halla en Portobelo, un pueblo del Caribe panameño ubicado a 100 kilómetros de la capital que fue célebre durante la época colonial porque desde allí los españoles embarcaron hacia Europa la mayoría de las riquezas procedentes de la conquista de América. Las autoridades han desplegado un dispositivo de seguridad formado por un total de 800 agentes que permanecerán en la zona todo el fin de semana.

Según los historiadores, la imagen esculpida en madera negra con una túnica morada fue rescatada de las aguas del Caribe por un indígena en vísperas de que se desatara una epidemia de viruela, que cesó cuando el pueblo le rogó protección, el 21 de octubre de 1658.

Otra versión de la fiesta es que la imagen llegó a Portobelo a bordo de un galeón español con el propósito de ser trasladada a Perú o Colombia, pero las violentas ráfagas de viento y lluvia provocaron que los marineros desistiesen de zarpar y optasen por dejarla allí. El día central de la fiesta se celebra mañana, pero muchos peregrinos llegaron hoy para prepararse y reservarse sitio para ver cómo la imagen sagrada es sacada mañana en horas de la tarde en procesión.