El Ministerio de Ambiente Regional de Veraguas, realizó una gira de trabajo con el Ministro Milciades Concepción, donde se renovó el convenio con Panacetaceas en el proyecto de investigación de las ballenas en la zona protegida Parque Nacional Coiba.

En la visita acompañaron al Ministro, la viceministra Cindy Monge, el director de Costas y Mares José Julio Casas, la directora Regional Julieta Fernández, la presidenta de Panacetaceas Betzy Pérez, el director del Parque Nacional Coiba Didier Núñez y el cuerpo de guardaparques que brindan su apoyo en la investigación.

“Trabajar en conjunto con la sociedad civil para proteger nuestra herencia natural es importante para el ministerio. Estoy muy orgulloso de trabajar con organizaciones como Panacetacea, con las que hacemos equipo para la investigación que aporta a la toma de decisiones”, comenta el ministro Concepción.

Con este proyecto se instaló una red de hidrófonos o grabadoras acústicas, en diferentes puntos del área protegida, buscando recoger gran cantidad de datos en un periodo, para estudiar el paisaje acústico y la biodiversidad, usando estas herramientas para la toma de decisiones en la protección de la vida marina, así como las zonas protegidas.

“Anteriormente en el mes de julio se hizo la instalación de estos equipos, ahora se están recuperando, extrayendo los datos obtenidos y volviéndolos a sumergir para recoger más datos por otros 3 meses más”, explica Betzy Pérez presidenta de Panacetaceas.

Además de visitar las instalaciones del parque, igualmente visitaron las instalaciones del Smithsonian en Isla Ranchería donde compartieron con el personal que se halla realizando distintos tipos de investigaciones en pro de la conservación de la biodiversidad.

Julieta Fernández resalta la labor del guardaparque y el trabajo que viene efectuando la dirección de Costas y Mares al fortalecer las capacidades del funcionario no solo en control y vigilancia sino también como buzos certificados, formando parte de las investigaciones que se llevan a cabo en el área protegida.

Fuente:  MiAmbiente