Rio de Janeiro, la ‘Cidade Maravilhosa’ enclavada entre los cerros, la selva y el océano Atlántico celebró el 1 de marzo el 450 aniversario de su fundación con una enorme torta, espectáculos y nuevas obras de infraestructura.

Eterna musa de artistas que han loado su belleza y encantos, Rio recibió el más clásico de los homenajes: una enorme torta de cumpleaños. De 450 metros de largo, el pastel fue montado en la calle Carioca en pleno centro de la ciudad, alrededor de la que un millar de personas cantó el tradicional ‘Parabens’ (feliz cumpleaños).

Confeccionada con 2,5 toneladas de harina, 2,1 toneladas de azúcar, 1,5 toneladas de margarina, tres mil huevos, mil litros de leche y otro tanto de crema doble, la torta fue cortada por el alcalde de la ciudad Eduardo Paes, que ofreció la primera porción al gobernador, Luiz Fernando Pezão.

‘Rio está pasando por muchas transformaciones. Estamos haciendo varias obras que van a generar mucho progreso para la ciudad, aunque sabemos que aún tenemos mucho que mejorar’, declaró Pezão.

Entre las actividades de celebración igualmente hubo ceremonias militares y una misa presidida por el cardenal arzobispo de Rio, Orani Tempesta, en la Iglesia de los Capuchinos en el tradicional barrio de Tijuca.