Un tornado azotó a una zona rural de Kansas por 90 minutos y dañó unas 20 viviendas, informaron las autoridades. No se reportaron de inmediato heridos o muertos por el tornado que afectó la zona del condado Dickinson el miércoles 25 de mayo por la noche.

La vorágine arrasó con un área de unos 37 kilómetros, expresó el comandante de los bomberos local, Paul Froelich. Dañó unas 20 viviendas de las cuales seis quedaron totalmente destruidas, añadió.

Explicó que los bomberos han terminado de registrar las propiedades y que todos los residentes han sido localizados. Más de 120 rescatistas con perros adiestrados acudieron al lugar durante la noche para ayudar con la búsqueda, dijo Froehlich.

El remolino afectó una zona escasamente poblada y eludió a Chapman, un pequeño poblado de unos mil 400 habitantes en el este de la zona, señaló el jefe de bomberos.

“Es asombroso que el tornado no llegó a afectar los centros más poblados”, declaró Froelich. “Tuvimos amplia advertencia sobre esto… La gente sabía con mucha anticipación que esto iba a ocurrir. Hay que tomar en cuenta que ocurrió en Kansas, donde los tornados son frecuentes”.