El Dr. Elías García Mayorca, director del “Hospital Santo Tomás”, con respecto a la preparación de este centro médico, reveló, que ya van varios meses en esta batalla, que desde que tomó posesión como Director Médico General, el 1 mayo, la pandemia en Panamá, estaba más o menos estabilizado, de hecho, había un número de pacientes hospitalizados y el número de pacientes que estaban en terapias intensivas.

Por esa estabilización, en el hospital, hay tres Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), el número de pacientes llegaba entonces, alrededor de 75 a veces subía a 80 y se mantenía, con lo del rebrote, hubo un incremento, tanto de pacientes como personas positivas con el número de pacientes que, finalmente, terminaban siendo hospitalizados en las salas y unidades de terapia intensiva.

Lo anterior, sin dejar de atender todo tipo de pacientes, llegan pacientes de traumas, de enfermedades inflamatorias, crónicos complicados, tuvimos que darles atención a estos pacientes, reestructurando el área de recuperación de anestesia, para convertirla en una unidad de terapia intensiva para este tipo de pacientes, incluso, se modificó el protocolo existente, ya que solo se realizaban hisopados a personas con síntomas, y estas personas, una vez en sus Salas, empezaban a desarrollar síntomas y al efectuarle una placa de tórax, resultaba positivo para COVID y pudo haber contagiado a alguien en la sala, por lo que se optó por realizar hisopado a todos.

Se tuvo la limitante del número de enfermeras que se podía asignar en esta área, luego se da un incremento de pacientes, positivos y moderados que fueron atendidos a la sala, lo que incrementó la cifra de 75 a 192 pacientes entre terapia intensiva y la sala, a quienes se les da terapia de alto flujo, para evitar que estos pacientes evolucionen, a ser intubados y conectados a ventilador, manejados entonces en terapia intensiva, lo cual ya le coloca en un alto riesgo de mortalidad.

Se adecuó la Sala C, la de Infectología, una de las pocas que tiene el país, con presión negativa, donde podemos manejar estos pacientes de manera segura con terapia de alto flujo. Se readecuaron tres cubículos adicionales de ese mismo piso (4to. piso), se están haciendo modificaciones en el cuarto y quinto piso, ya que, por la infraestructura del hospital, las tuberías disminuyen tanto su calibre, que el oxígeno no llega adecuadamente para este tipo de pacientes de COVID-19, que requiere de alto flujo.

La compañía, está desarrollando un proyecto para colocar las tuberías por fuera del edificio, para poder llevar el flujo adecuado de oxígeno tanto para el cuarto piso, como para el quinto piso.

 

Fuente: MINSA