La presencia de caspa afecta a personas de distintas edades y puede transmitir una mala imagen, por ejemplo, cuando se usa ropa negra y esta se ve “salpicada” de partículas blancas. Incluso, quienes la padecen pueden ser objeto de bromas. Pero, ¿qué es y a qué se debe?  

“El término caspa se refiere a la descamación del cuero cabelludo. Cuando además de la descamación hay enrojecimiento de la piel, se trata de una dermatitis seborreica, debido a la inflamación cutánea”, explica el dermatólogo Juan Erasmo González.

“La dermatitis seborreica es una enfermedad común que afecta aproximadamente a un 4% de la población adulta. Además del cuero cabelludo, frecuentemente aparece en las cejas, párpados, los lados de la nariz, orejas y el centro del pecho”, agrega. “Esta dermatitis se presenta a cualquier edad, siendo más frecuente en bebés menores de cuatro meses y en adultos. Asimismo es más común en personas que liban licor habitualmente, que tengan trastornos en la alimentación (anorexia o bulimia), acné o psoriasis, en la enfermedad de Parkinson y en los climas fríos y secos”.

El doctor González menciona que se desconoce la causa exacta de la dermatitis seborreica, pero hay una predisposición genética a padecerla. “La afección parece estar relacionada con las hormonas, porque el trastorno aparece, a menudo, durante los primeros meses de vida y reaparece en la pubertad. Lo anterior puede deberse a las hormonas que recibe el bebé durante la lactancia materna y las hormonas de andrógenos que se eleven en la adolescencia”.  

El estrés emocional y físico (cansancio) también se considera un factor agravante de esta condición, ya que incrementa el nivel de las hormonas que activan la producción de las glándulas sebáceas, que a su vez, favorecen la seborrea que puede causar la dermatitis seborreica. Un hongo del género Malassezia igualmente contribuye a la aparición o empeoramiento de la enfermedad.