Uno de los aspectos llamativos de esta Cumbre fue la presencia del Presidente de Cuba, Raúl Castro, quien participa por primera vez en este tipo de evento, éste hecho fue motivo de ovación en la sala donde se desarrollaba la reunión hemisférica y capturó la atención de centenas de periodistas en la sala de prensa situada en el Centro de Convenciones Atlapa, en la capital panameña.

“Ya era hora de yo hablara aquí a nombre de Cuba”, expresó el mandatario cubano, quien el viernes protagonizó junto al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, un momento histórico cuando se estrecharon la mano en el marco de la inauguración de la VII Cumbre de las Américas.

Cabe mencionar, que el anuncio del Presidente, anfitrión de este evento, Juan Carlos Varela, de la intervención de Castro, consecutivamente de las palabras del presidente de Estados Unidos arrancó un sonoro y largo aplauso de los jefes de Estado y delegaciones oficiales.

Algo que arrancó las carcajadas en la sala de prensa, fue cuando el líder cubano, confesó que le supuso “un gran esfuerzo” limitar su histórico discurso ante el hemisferio a los 8 minutos establecidos por el protocolo.

“Y como deben seis cumbres que excluyeron, 6 por 8: 48” minutos tocaría hablar, comentó, jocoso, el presidente de Cuba.

En lo que se refiere a las relaciones con EE.UU. Castro, eximió a Barack Obama, de la responsabilidad de la política desarrollada por los “10 presidentes” predecesores contra isla.

El presidente cubano calificó a Obama de “honesto” y le pidió disculpas expresamente por su emotividad en “defensa de la revolución”.