Una delegación de militares en activo se integrará este viernes al proceso de negociación con las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que se celebra en La Habana desde noviembre de 2012.

Liderados por el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Militares colombianas, general Javier Flórez, la delegación integrará una comisión especial que adelantará discusiones sobre el tema de la dejación de las armas por parte de los guerrilleros de cara a su eventual desmovilización.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, calificó el hecho como un “paso histórico” en la búsqueda por poner fin a un conflicto armado que ya dejado más de 220.000 muertos y forzado a millones de colombianos a abandonar sus hogares.

“Por primera vez en la historia, por primera vez en 50 años de guerra, se inicia la discusión sobre el cese al fuego definitivo y la dejación de armas”, dijo Santos, quien reconoció que la paz en Colombia no se puede hacer “sin el consejo, concurso y participación” de sus militares.

El mandatario también informó además que Flórez, quien se ha destacado en la lucha contra la guerrilla, estará acompañando por oficiales del más alto nivel del ejército, la armada, la fuerza aérea y la policía colombiana.

Según el corresponsal de BBC Mundo en Colombia, Arturo Wallace, esta es la primera vez que militares en activo conversarán cara a cara de forma oficial con los rebeldes que participan en el diálogo de paz, si bien desde el inicio los generales retirados Jorge Mora, del ejército, y Oscar Naranjo, de la policía, integran la delegación gubernamental.

Pero Wallace también recordó que uno de los principios de las conversaciones es que “nada está acordado hasta que todo esté acordado”, por lo que cualquier posibilidad de un cese al fuego bilateral está supeditada a la conclusión de las discusiones de los otros puntos de la agenda de paz.

“El proceso sin duda se está acelerando. Pero todavía queda mucho por hacer”, aseguró el corresponsal.  @nacionalFm