El M inisterio de Salud de Colombia publicó una resolución en la que regula el procedimiento de muerte digna para pacientes con enfermedades terminales, mayores de edad y que hayan manifestado expresamente su voluntad de someterse a la eutanasia.

El documento fue emitido en cumplimiento de una orden de la Corte Constitucional de Colombia  y entró en vigencia a partir de su misma publicación, según el ministerio.

En la resolución, se establece que los principales centros de salud deberán crear comités conformados por un médico, un psiquiatra y un abogado, que verifiquen la voluntad del paciente de someterse a una muerte asistida y su condición de enfermo terminal que previamente haya recibido o se le hayan ofrecido cuidados paliativos.

La Corte Constitucional, que vela por el cumplimiento de la carta magna en Colombia, había declarado en 1997 la legalidad de la eutanasia en el país.

Sin embargo, la falta de regulación había impedido el cumplimiento de ese mandato, por lo que en febrero pasado el alto tribunal exhortó al Congreso a legislar sobre el tema y fijó un plazo al ministerio de Salud para establecer las directrices sobre el procedimiento que deberán adoptar las clínicas.

Según la resolución divulgada este martes, el comité que llevará los casos de eutanasia “tendrá 10 días de plazo para verificar la información y, luego de confirmar la voluntad del paciente de morir de forma asistida, tendrá 15 días para aplicar el procedimiento o [lo hará] en la fecha que el paciente lo indique”.

El presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, Luis Augusto Castro, dijo hoy que la Iglesia católica seguirá considerando que la eutanasia es un crimen y llamó al Gobierno y al Congreso a que revisen un protocolo que fija las normas para aplicarla.

“Seguiremos declarando siempre que la eutanasia es un crimen y que la vida nos la dio Dios para administrarla hasta último momento, no para quitárnosla, entonces ojalá haya una reflexión sobre este tema a nivel del Ministerio de Salud y del Congreso”, señaló el prelado a periodistas.