El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, divulgó los planes para disminuir a la mitad el uso inapropiado de antibióticos, en un esfuerzo por combatir la resistencia microbiana a estos medicamentos. 

Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EEUU, la resistencia de las bacterias a la droga, también conocida como “superbugs”, mata a unas 23.000 personas por año en el país. “La resistencia a los antibióticos es una de los asuntos de salud pública más importantes que afronta el mundo hoy”, expresó Obama al portal de salud WebMD.

Para reducir los efectos, el nuevo plan pretende cortar los antibióticos inapropiados que se utilizan en 50% para pacientes fuera de centros de salud, y en 20% para los internados.

Las medidas incluyen desarrollar exámenes de diagnóstico para determinar si una infección es bacterial o viral.”La sobre-prescripción es un problema serio”, dijo Obama, para acotar que “necesitamos darle a los doctores la información y guía que precisan para dar su veredicto certero en casos complicados”.

El plan igualmente va alentar el desarrollo de nuevos antibióticos. Pero los críticos expresan que las medidas no pueden hacer frente a uno de las principales fuentes del uso abusivo de antibióticos: la ganadería.