A pesar de que en los últimos 23 años se han realizado en el mundo miles de resecciones de colon (intestino grueso) y recto, la adaptación de la cirugía colorrectal a las técnicas de acceso mínimamente invasivas no habían evolucionado a una velocidad parecida a la de otras áreas de la cirugía en general, debido a la complejidad de esta clase de operaciones que requieren un equipo quirúrgico muy especializado.

No obstante,  la realidad es otra, puesto que, desde hace unos diez años este tipo de cirugía ha logrado grandes avances científicos y ha tenido una gran aceptación gracias a los excelentes resultados debido a la aplicación de las técnicas quirúrgicas laparoscópicas, explicó el doctor Steven Wexner, especialista en cirugía colorrectal y presidente de la Sociedad Colorrectal de Cleveland Clinic, Florida.

‘Cualquier enfermedad colorrectal puede ser tratada por laparoscopía. Pero, su realización dependerá básicamente del tipo de paciente, del equipo quirúrgico y sobre todo de la experiencia, las habilidades y las técnicas de los cirujanos, más que del diagnóstico’, detalló Wexner durante el Congreso de la Asociación Latinoamericana de Cirujanos Endoscopias (ALACE), efectuado en Panamá.

Pero, ¿qué es una resección laparoscópica de colon? Se trata de un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo a través de incisiones pequeñas de 0.5 a un centímetro debajo del ombligo. A través de éstas, el cirujano utiliza una cámara de video con alta resolución que le permite observar toda la cavidad abdominal. Con un instrumental especial se realiza la operación, evitando las grandes heridas como las de las operaciones tradicionales, indicó la doctora Mariana Berho, especialista en patología de Cleveland Clinic, Florida.  @nacionalFm