El grupo Estado Islámico (EI) representa una “amenaza mundial” y podría ser necesaria “una generación o más” para acabar con él, declaró este miércoles un representante estadounidense de la coalición antiyihadista liderada por Washington.

El general John Allen aseguró que “una larga campaña” será necesaria para eliminar al EI, que pone “en peligro los avances de la humanidad”, durante un foro en Doha.

“Vencer la ideología de Daech (acrónimo del EI en árabe) podría llevar una generación o más”, insistió. “En una época en que estamos más interconectados que nunca, Daech es una amenaza mundial”, agregó, subrayando la “depravación y la brutalidad” del grupo.

El martes, los representantes de una veintena de países de la coalición que bombardea al EI en Siria y en Irak se reunieron en París para analizar su estrategia frente a los yihadistas.

Los asistentes dieron su apoyo al plan militar del primer ministro iraquí, Haider al Abadi, para reconquistar la provincia occidental de Al Anbar, cuya capital, Ramadi, cayó en manos del EI el mes pasado.

Esa derrota, considerada como el mayor fracaso de la coalición desde su creación en septiembre de 2014, suscitó preguntas sobre la eficacia de los bombardeos contra los yihadistas, que no impidieron su avance en los últimos meses.

El general Allen defendió, no obstante, los logros de la coalición, afirmando que el EI ha sido derrotado en muchos lugares de Irak y ha “perdido más del 25%” de los territorios que había conquistado a partir de junio de 2014