MADRID, (EUROPA PRESS) –

Más de 500 civiles han muerto en Ucrania desde que Rusia dio inicio a su ofensiva militar, según un recuento que la propia Naciones Unidas estima que será “considerablemente mayor”, en la medida en que tiene dificultades para verificar las informaciones que llegan de forma constante.

En concreto, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos tiene constancia de al menos 516 fallecidos, entre los que figuran al menos 37 niños. De los 908 civiles heridos, medio centenar han sido identificados como menores de edad.

La organización toma nota de los balances que ofrecen las autoridades ucranianas y que anticipan que la cifra de víctimas seguirá subiendo, en vista de los “intensos” combates que hay en algunas zonas y a los protocolos de verificación de datos que asume la ONU.

En este sentido, ha aludido a casos como Mariúpol, Izium o Volvonaja, donde podría haber “cientos de víctimas civiles” que aún no figuran en las estadísticas oficiales. El Gobierno ucraniano ha acusado este jueves a las fuerzas rusas de bombardear un hospital de maternidad en Mariúpol.

 

Fuente: EUROPA PRESS