Dos semanas después de su estrecha victoria en las elecciones legislativas, Angela Merkel inició ayer difíciles negociaciones para formar gobierno, atacada por el ala derecha de su propia familia política.

 La canciller se reunió en Berlín con principales dirigentes del partido.